Bichectomía, ¿qué es y para quíen?

Sonrisa Mujer
Mujer de pómulos marcados

Cada vez más, se habla de esta intervención como el secreto de las famosas con los perfiles más esbeltos. ¿Pero, de qué se trata en realidad, y para quíen está indicado?

Resulta que esta cirugía es una de las más habituales para un cirujano Maxilofacial. Ya que las bolas de Bichat son unos acúmulos de grasa muy versátiles que usamos en innumerables técnicas, generalmente para el cierre de defectos postquirúrgicos.

Las bolas de Bichat, como decía, son unos acúmulos de grasa que tenemos desde la infancia y que con la edad degeneran pero no tanto como la grasa subdérmica. Es de un origen embriológico distinto, y por eso, aunque adelgacemos, suelen persistir y notarse más en aquellas personas que por constitución son de mayor tamaño. Se encuentran alojados en una celda entre el músculo masetero, temporal y bucinador. De fácil acceso intraoral, y justo por debajo del pómulo. De ahí que al extirparlas se forma una depresión que perfila y marca más el pómulo. Muchas de vosotras, imitais este efecto poniendo una sombra más oscura lateral y por debajo del pómulo y arco cigomático.

En nuestro campo, la cirugía maxilofacial, las usamos para cerrar defectos que pueden ser desde un espacio demasiado grande tras extraer una muela, como para cubrir parte de una extirpación por un tumor. No obstante, no tienen ninguna función específica, y su defecto no ocasiona problemas a largo plazo.

¿Quién es el candidato ideal?

Las personas que más van a notar sus efectos, son aquellas de constitución delgada, pero cara redondeada, y que por mucho que adelgacen tienen “mofletitos”.

Los efectos son inmediatos, pero generalmente hace falta más de un mes para que se defina bien la depresión. Ya que al extirparlas queda un espacio que poco a poco se va colapsando y cerrando y es cuando se percibe en la piel.

¿Cómo es la cirugía, y que riesgos tiene?

Cirugía

La intervención se realiza en un quirofano, pero no precisa más que anestesia local. Se realiza todo por una incisión dentro de la boca, a cada lado de 1cm de longitud, sin dejar cicatrices visibles. Por ese pequeño espacio se consigue extraer toda esa grasa de un amarillo intenso. Normalmente se tarda unos 20 min en realizar ambas. La sensación es menos molesta que quitar una pieza dental, ya que no precisa realizar fuerza.

Como toda cirugía tiene sus riesgos, pero son realmente bajos. Siempre existirá algun grado de inflamación 3-4 días tras la extirpación, y como decía, los efectos definitivos, o más marcados no se verán hasta pasados de 1 mes a 3. Aunque tus conocidos te lo notarán desde la 2ª semana.

-Hematoma: Puede aparecer hematoma, generalmente se resuelve por sí solo, y puede durar hasta una semana o algo más.

-Infección: Se suelen administrar antibióticos, y la tasa de infección es muy baja.

-Parálisis facial: Es un riesgo descrito, pero muy poco probable. En la zona en la que están las bolas, pasan alguna rama encargada del movimiento sobre todo del labio superior. Podría quedarse durante unas horas o días con ligera debilidad de movimiento al elevar el labio. Lo más frecuente es que se recupere, y muy raro que sea permanente.

Cualquier otra cuestión, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y preguntarnos directamente!!

Deja un comentario