Medicina estética

Hoy en día estamos viviendo una auténtica revolución en cuanto a la medicina estética. Esta rama de la medicina, se centra en el empleo de diversos fármacos y productos para, generalmente, frenar los efectos del envejecimiento o revertirlos incluso.

Con la mejora de estos productos y de sus efectos, la medicina estética (ME), empieza a ganar terreno a todo aquello que antes se hacía a golpe de bisturí.

La primera función de la ME es, y debe ser, la prevención de aquellos rasgos normales y fisiológicos que ocurren con la vejez. Siempre entendiendo que es un paso inevitable y que los gestos que ayudan a mitigarlo deben dar una impresión siempre natural. Soy partidario de una estética Apolínea, que se basa en cambios proporcionados y naturales, sutiles. Considero que la verdadera belleza es la que se percibe de una forma delicada y natural. Sin llegar a adivinar que es lo que la produce, pero sabiendo que hay algo distinto. Con la prevención, y gracias a un amplio conocimiento de los procesos que los producen, pretendemos evitar la parición de arrugas, hidratar la piel, otorgar volumen.

La segunda función de la ME es la de corrección de y neutralización de esas huellas de la edad. Con esta rama pretendemos reponer aquello que comienza a faltar, como es la elasticidad de los tejidos, el volumen, reposicionar estructuras.

Generalmente en la medicina estética se emplean mecanismos nada o muy poco invasivos, como son cremas, injectables o fillers, Toxina botulínica para disminuir la acción de determinados músculos, hilos tensores para recolocar y reestructurar de nuevo la anatomía facial.

Botox

La toxina botulínica es una sustancia producida por una bacteria de forma natural y que hemos aprendido a utilizar en nuestro favor. Esta sustancia es tratada para que no sea nociva para el organismo. Tiene como peculiaridad la disminución de la fuerza muscular. El efecto va a depender tanto de la dosis administrada como de las características del propio músculo del paciente. También con esta misma sustancia podemos tratar patologías como la sudoración excesiva en axilas, manos y pies. Ya que tiene el efecto de inactivar las glándulas productoras del sudor.

Leer más

Ácido hialurónico y mesoterapia

Los Fillers o rellenos subdérmicos son sustancias que se administran directamente bajo la piel y pretenden reponer elementos básicos como el colágeno, Ac. Hialurónico, vitaminas… Con esto conseguimos volver a nutrir nuestra piel de una forma directa, donde hace falta. A diferencia de las cremas que tienen que atravesar la barrera de la epidermis y son pocos los nutrientes que llegan.

Leer más

Rinomodelación

La rinomodelación se trata de dar forma a nuestra nariz sin necesidad de pasar por quirófano.

Esta técnica puede ser una primera toma de contacto para ver los efectos de una rinoplastia temporal. Se trata de infiltrar sustancias de relleno reabsorbible como el Ac. Hialurónico o al Hidroxiapatita cálcica, y perfilar la nariz.

Se consiguen unos efectos increíbles, y pueden durar desde los 6 meses al año y medio. No obstante, tiene algunas limitaciones, y no en todos los tipos de nariz es recomendable.

Leer más

Hilos Tensores

Los hilos tensores, como su propio nombre indica, son unos hilos de diferentes materiales, y por lo tanto diferentes características y efectos, que se colocan en un plano subcutaneo y tendrán dos efectos principalmente.

El primero y más inmediato es el de tensar el tejido circundante, traccionándolo en la dirección que queramos y volviendo a recolocar tejidos que por el paso de la edad van siendo más laxos y descongándose.

Leer más