Better Aging, nuevo concepto

Rosas rosas
Serenidad Rosa

Durante décadas hemos hablado, combatido, estudiado y vendido el antienvejecimiento. Todas las cremas, anuncios y artículos han intentado frenar el envejecimiento “en seco”. Incluso hemos fomentado el miedo al envejecimiento.

Realmente, han sido siempre intentos frustados contra algo que es fisiológico y normal. Es inevitable nos pongamos como nos pongamos. Y justo hoy, he escuchado este término, “better aging” o saber emvejecer mejor. Quizá para muchos era algo ya conocido, pero me ha parecido revelador: no evitarlo, solo domarlo, aceptarlo e incluso lucirlo.

De los creadores de estética Apolínea, de las proporciones y la simetría, viene el Better Aging, que no es más que esos retoques que te alegran la cara pero que nadie sabe decir a ciencia cierta que te has hecho. Yo ya era un defensor de este concepto aun sin saberlo, y es que en el misterio de por qué alguien está más guapo/a reside gran parte del encanto y charme de la medicina estética.

Pongamos un poco de toxina botulínica, pero lo justo para tener mímica pero más fresca, hidratemos y demos algo de volumen a un labio fino o sin color, pero que no parezca que te has comido un cacahuete y eres alérgico. Elevemos un poco los pómulos, pero sin que parezca que llevamos una máscara. Aprendamos a envejecer, sutil y elegantemente, dando pequeños empujones, a las arrugas y a las pieles flácidas, pero dejemos que nuestra imagen no se distancie más de 5-7 años de nuestra edad real.

Deja un comentario